domingo, 19 de febrero de 2017

Doblando la esquina




Obrando por su cuenta
lo fantástico
con sus imágenes errantes y dispersas,
me sueño fabricando cosas
que quepan en un garbanzo
y eyaculando poemas machos,
como una locomotora marchita
que escupe su hollín 
en días despejados.

El lenguaje suena
y la gracia de esta curva
y su poder de nido
me invitan a permanecer
a hacer costra,
roca pura.

Tejiendo
meditaciones
de cositas muertas,
deshabitadas del ojo que las mira,
abandonadas en otro tiempo
cariñoso y pleno.
En dónde están
todos mis sentimientos
con que he ido poblando el tiempo... ?

AOC.©2017

Gráfica: Adara Sanchez Anguiano // Holly Sharpe Drawings // Roy Lichtenstein



domingo, 12 de febrero de 2017

Ocaso




Me gusta
ser ese ruido de viento
que recorre el desierto
llevando ese secreto extraño
que despierta tinieblas.

Soy esa vieja raiz
con su mapa de sangre seca
dibujado en su sombra
que acuna esa idea profunda
de dejarse llevar
a orilla de playa.

He ido de Alicia
a ninguna parte
a vivir y a morir
a centimetros o kilómetros 
de la sombra y el calor
donde la pieza, la mesa,
el cielo raso
deambulan como objetos perdidos.

En un constante
hacerse y deshacerse
mi laboriosa araña
siembra lámparas
que se llaman mutuamente
en el ojo de la noche
sólo para huir
de invisibles horas
que se adornan
de terrores y secretos.

AOC.©.2017

Gráfica: Kelsey Hannah // Yoshii Chie // Jasmin Darnell 


domingo, 5 de febrero de 2017

Para después





La realidad
se desintegra
y se construye en otra,
una espiral
de totalidad y de formas,
ríos de eclipses,
lineas que se rompen
en el fondo,
en el centro
de ese punto.
Fugas transparentes y
despiadadas,
que se disgregan a su amaño.

La total disolución de lo cotidiano
hundido por siempre
en las profundidades
de mis barros mentales,
orquestando los ritos
de mi abismo,
descritos por esa escritura invisible
que asciende
de los húmedos dedos marinos
aparentando lluvias,
con los ojos
sentados en el vacío.

AOC.©.2017

Gráfica: Leigh Viner // Petra Dufkova // Romina Lerda



domingo, 22 de enero de 2017

Lomo de viento




Los músculos, las articulaciones,
la sangre bajo la piel,
la cadencia de la inspiración,
los ritmos profundos,
los metabolismos misteriosos
almacenan su memoria táctil,
crean su propia
geografía sentimental
con su rastro de pulsiones 
donde cada rincón
conduce al sitio adecuado.

Ejes visionarios,
miradas que anticipan y retroceden
auscultando los abismos
y las alturas,
perseguidos por un tiempo anímico
de soles de otoño.

Por el espacio textual
se extienden
angustias líquidas,
segmentos desarticulados
de realidad y sombra,
que se desintegran y se construyen
en un clima mental invisible
aparentando lluvias
con los ojos cerrados al vacío.

AOC. ©. 2017
Gráfica: Kelsey Beckett // Hye Sook Hwang // Okart


domingo, 15 de enero de 2017

Metabolismo




Esa ira venenosa
va y viene
con sus largos carros
tirados por un viento norte
que todo modifica,
hermético, polisemico
poseído de mis mensajes.

Lo grande, lo inmenso
de lo pequeño,
y la vida
con sus salas de espera
militantes del propio arraigo,
prisioneros de nacimiento,
atrapados por los pliegues
primitivos de la infancia.

La materia recuerda,
los átomos no olvidan,
a un evento le sobreviven
tres o cuatro señales
con los puntos cardinales
necesarios para orientarse.
Y esos rostros
más que justificar el encuentro
lo hacen parcialmente inmortal.

AOC. ©. 2017
Gráfica: Andre Kohn // Erika Kuhn // Bijou Karman


domingo, 8 de enero de 2017

Todos los márgenes, el fuego




Todas las sombras
se abren a la izquierda,
en un pastizal de pestañas
y apuntan usando un espejo
a una infantería diezmada
a orillas del averno,
y su bestiario de vientos
acostumbrado a seguir
la huella minúscula
de una oruga.

Un ángel en la mirilla
de la puerta
tiene en la cabeza
algo más que un alfabeto morse,
sus eléctricos epitelios son guardianes
de los perdidos rayos de sol
en inviernos crueles.

Una pequeña develación
de lo oscuro
y sus pequeñas angustias,
esas que viajan 
de imagen en imagen,
para perderse
en el fondo
de tu pétrea
pupila gris,
inalterable y cruel.

➽ AOC. © 2017 ➽

Gráfica: Anna y Elena Balbusso // Francois Fressinier // Leigh Viner



domingo, 1 de enero de 2017

Toronjil cuyano




Temes, siempre temes,
como sombra de agua,
sólo pequeñas olas
escapan de ese mar inmenso
que resulta ser tu alma.

Un día sin nombre,
en un mundo reducido
 a sueños crueles,
a elementos dispares,
a barro mental
y a un corazón 
de canales sangrientos
apenas navegable.

Ese reflejo pobre
de aguas negras
en tu vida de turista,
que nada busca
y nada obtiene,
sólo esa angustia líquida
que se pierde para siempre
en hilos muertos de aire.

➽ AOC © 2017 ➽

Gráfica: Xuan loc Xuan // Ira Tsantekidou - dreams // Harriet Lee Merrion


domingo, 18 de diciembre de 2016

Paseo nocturno






Solo para encontrar mi cabaña
en el rincón de la cornisa
sigo el hueco de una moldura,
persiguiendo insignificancias
que el pasado no recuerda,
que el mundo no confiesa,
pequeñas criptas de la memoria.

Los objetos-recuerdo
ponen al pasado en orden
y recogen al ser sobre su centro,
con esa vieja coloración 
que suelen tomar las cosas.

Persigo un hondo sueño laberíntico
con sus rincones y esquinas
y ese mohoso olor de los minutos
escondido en la minúscula madriguera 
de las cosas,
un pasado sin fecha
donde se asocia lo vivo 
y lo inerte.

AOC.©.2016
Gráfica: Leigh Viner // Louise Bennetts //  Lovisa Burfitt


domingo, 11 de diciembre de 2016

Rutina de platos





Armando
el repetido rompecabezas
de rutinas
y su guerra interminable
de tutoriales
y manchas en la alfombra.

Sin otro sentido
que el de escribir en la arena
donde coagulan y se apozan
ideas recurrentes
de orilla,
de camino recorrido.

Cotidianos represivos 
de orden,
de obligaciones ancestrales,
tatuadas 
en el sistema nervioso central
que zigzaguean
su repuesta orgánica y repetida
en miles de nidos huachos
visitados sólo por el viento.

AOC.©.2016
Gráfica: Hu Yongkai // Hye Sookhwang //Piet Paris




domingo, 4 de diciembre de 2016

Tormentas en el desierto






Hemos comprado un sistema
en el que nadie cree,
pero todo el mundo camina
como si algo real 
estuviera ocurriendo.
La explosión de este presente
se cantó en el pasado
pero nadie vio nada.

Muy rara vez
encuentro las palabras
que contienen éste mi mundo;
sólo puedo hablar
de esos pequeños hombres
encerrados en sus personales 
proyecciones,
acechados por algunos niños
que matan flores y gorriones.

Sólo la gracia de esta curva
me invita a permanecer,
sé de las notas que se van,
pero no de las que vuelven.

Sin querer me sumerjo
en las terribles posibilidades
de las cosas que aún no son
y ese deseo en piedra
de alguien que ya no esta allí.

AOC.©.2016
Gráfica: Zhu Yi Yong // Piet Paris // Ria Palotti